Ya han pasado diez años desde que Emilio Llueca falleciera. Era un 13 de noviembre de 2008 y muchos oyentes de Onda Cero se despertaban con Palmira Benajas explicando la noticia y los diarios recogían la noticia los días posteriores con la “consternación en la comarca por la muerte de Emilio Llueca” era el titular elegido por la delegación de Levante EMV en el Camp de Morvedre. Por aquel año también estaba la delegación de Las Provincias, la cual abrió edición con “Llueca escribe su última página”. Y El Económico adelantaba que “Emilio Llueca será nombrado Hijo Adoptivo de Sagunto y dará nombre al nuevo puente”
Las muestras de condolencia se sucedieron durante todo el día y los días posteriores al fallecimiento.
“Era una persona muy querida y respetada por todos”. Esta era una de las frases que más se escucharon. El alcalde de Sagunto en ese momento, Alfredo Castelló, señalaba que su marcha “es una pérdida muy grande para la ciudad. Ha sido una persona extraordinaria y una persona que, aunque no era el cronista oficial de Sagunto, sí que lo era de facto, y yo lo consideraba así (...) Es una lástima que gente así como él se vaya, aunque seguro que donde esté él ahora, estará muy bien custodiado”. El grupo municipal socialista también mostraba “su más sentido pésame a la familia” y resaltaba “la pérdida irreparable de un hombre bueno que ha dejado una gran huella en nuestra ciudad y al que siempre tendremos en nuestra memoria colectiva”, así como los grupos municipales de Compromís que solicitó para el próximo pleno que le sea concedida una calle, así como el nombramiento de un título póstumo. "Se tendrá en consideración aquel más relevante para el cargo que llegó a ocupar como personaje de la comarca" explico el actual alcalde de Sagunt Quico Fernández y Esquerra Unida de Sagunto donde Francisco Aguilar, destacaba la tremenda accesibilidad de Llueca, “cuando veía que las cosas no iban bien, sufría, porque estimaba en esta ciudad” .
En los medios también se destacaba la visita de numerosas personalidades, representantes, familiares, vecinos y amigos que quisieron decir adiós a este saguntino oriundo de Quartell, prolífico autor y encendido entusiasta de todo lo vinculado con la tierra que lo vio nacer. Lo atestiguan sus cerca de 50 publicaciones sobre la historia del Camp de Morvedre y todos sus trabajos de investigación que quedan ya como bello recuerdo y reconocimiento de la brillante trayectoria vital, personal y profesional de Emilio Llueca. Llueca fue cronista de Benifairó de les Valls, Benavites y Quartell y un enérgico defensor de la cultura, el patrimonio y la historia saguntina, además de fundador del Arxiu Llueca-Juesas d’Imatges de Sagunt. Un legado que perdurará ya para siempre.
Cómo era en persona el historiador, cronista e investigador  Emilio Llueca.
Muchos conocen la faceta profesional de este saguntino pero desconocen la cercanía, el compañerismo y la buena  disposición de este cronista incansable. Muestra de ello fue el homenaje desde el mundo de las fallas, y en concreto, la falla El Mocador, que organizó un acto en el que participaron representantes de las comisiones en las que colaboraba, El Mocador, Eduardo Merello y La Palmera, así como representantes de la vida social y otras personas que conocían de cerca a este profesional que muchos han definido, ante todo, como una “buena persona”.
Pero no solo los medios y asociaciones escribieron y recordaron al cronista, también sus  familiares en sus blogs quisieron dar su visión y aportar su granito de arena. Su sobrino Amadeo Llueca explicaba: “he conocido muy pocas personas con su capacidad de trabajo y ninguna que amase tanto a su pueblo, Sagunto. Es su pueblo porque lo sentía así y porque es el propio pueblo, el que lo ha acabado reconociendo y adoptando con todos los honores. Debemos recordar que poco después de su fallecimiento, por unanimidad de todas las fuerzas políticas municipales (aunque parezca mentira en este pueblo, donde los distintos partidos no se ponen de acuerdo casi nunca en casi nada), fue inaugurado un puente con su nombre. Él lo consiguió.”
Pero no sólo Sagunto le hizo un homenaje, unos meses después del fallecimiento Quartell le concedió la Medalla de la Ciudad, y aquí Palmira Benajas destacó “su importante labor como cronista.
Emilio nació en Quartell y pese a vivir en Sagunto, ejercía de quarteller. Seguimos echándole de menos” y Benajas recordó la figura  del historiador, no sólo en su faceta profesional sino también la personal, “siempre que le pedías ayuda ahí estaba”.
José Luis Lozano, jefe de protocolo del Ayuntamiento de Sagunto, escribió: “Siempre es muy  dolorosa la pérdida de un familiar, de un amigo y sobre todo cuando te ha inspirado,  transmitido y contagiado su habitual vitalidad, su entusiasmo y su amor por Sagunto y la comarca. Es difícil explicar el sentimiento que nos ha embargado su fallecimiento, aunque todos los que, como yo, han tenido el privilegio de conocer y compartir muchas experiencias me entenderán y para ellos no serán necesarias estas líneas.”
Su legado
Emilio Llueca Úbeda inicia, a finales de los años sesenta, lo cual sería el Arxiu del cronista. Compilación y clasifica todo tipo de material documental, en principio de las localidades de Valle de Segó y de la propia ciudad de Sagunto, donde reside el creador del fondo documental desde 1963. Más tarde se plantea la necesidad de recuperar los documentos, tanto escritos como gráficos de la ciudad de Sagunto y del resto del Camp de Morvedre que va encontrando en tiendas de antigüedades y rastros valencianos y en sus frecuentes viajes profesionales, donde visita y busca las existencias en librerías de ocasión, rastrillos y tiendas de antigüedades sobre todo en París, Hamburgo, Londres, Florencia y Amsterdam.
El fondo documental pasara a formar parte del propio Arxiu iniciado como resultado de su trabajo de investigación como cronista desde 1971, al ser nombrado cronista oficial de Benifairó de les Valls. El Arxiu del cronista oficial de Benifairó de les Valls, Benavites y Quartell se consolida, pasando a denominarse Arxiu Llueca-Juesas de Imágenes de Sagunto, dado que a esta ciudad corresponde más del 90 por ciento de la documentación acumulada, y se pone a disposición de los estudiosos e investigadores a partir de 1976, cuando adquiere la familia este compromiso social con la ciudad y su comarca.
Cuando se inicia el Arxiu, recogiendo todo aquello que alguna manera tuviera relación en Sagunto o su entorno, su promotor no encuentra el apoyo oficial solicitado en el Ayuntamiento de Sagunto y algunas instituciones locales. La dedicación y el esfuerzo económico realizado han dado como resultado la formación de un interesante fondo a la hora de documentar aspectos de la historia de la ciudad de Sagunto y de su comarca. Documentos (sobre todo de los siglos XVIII, XIX y XX), grabados, dibujos, fotografías, mapas, planos, tarjetas postales, recortes de periódicos, publicaciones de pequeño formato, carteles, historia postal, publicidad de la naranja, etiquetas de vinos, licores, cromos, patrimonio, etc. son algunos de los materiales que conforman el Arxiu.