Buenas tardes, amigos y amigas. Clero que nos acompañan,
Señoras y Señores Mapi Molina, Cofradía: es esta una tarde especial para todos.
Y para mí un honor de incalculable valor, al que voy a tratar de corresponder
con devoción y fervor en este preludio de las fiestas de Begoña.

Cuando me acercaba al Templo con la mirada puesta en este
edificio, sentía que uno de mis pasos hacia aquí lo daba sólo el nieto de
Juesas -trabajador de fábrica- , y el otro lo daba el hijo de Llueca aquel que
me hizo querer así a este pueblo, su pueblo. Mi pueblo, aquel nacido a la
sombra la Calderona, la Espadán y del Mar. Un pueblo antiguo de hombres y
mujeres de bien, trabajadores, trabajadoras, y devotos. De cristianos viejos,
del norte. Gentes que nos han precedido y que junto a viñas, naranjos y
fábricas levantaron esta villa y al mismo tiempo que construían sus casas y
almacenes, alzaron sus templos, uno a uno, y así forjaron una vida. Una vida en
común.

Como muchos sabéis en 1928 es cuando Francisco de Arana y
Gómez, como administrador de la Compañía, solicita al Ayuntamiento el permiso
para construir “un edificio destinado al culto de la religión católica” en
Puerto de Sagunto. 90 años desde que las gentes venidas de fuera, y de aquí
mismo, empezaron una devoción.

Pero este no sería el primero, el conocido como Escuelas
Joaquín Gamón como figuraba en su fachada principal se ubicaba presidiendo el
lado sur de la Alameda del Consell, justo aquí a la derecha. Este inmueble,
dejado caer por la desidia de la especulación urbanística, de planta baja y
principal fue un edificio exento definido en una planta rectangular de uso
propiamente educativo, con amplios ventanales en exterior que iluminan cada una
de la aulas. Su fachada venia presidida después de alguna remodelación por un
frontón central de acceso sobre el que se sitúa una peculiar balconada rematada
en la línea de cornisa por un destacado frontón curvo con la denominación del
edificio y la empresa a la que perteneció. Su distribución interior era casi
simétrica disponiendo los aularios, salas de reuniones y servicios a ambos
lados de la caja central dispuesta a manera de vestíbulo-escalera única de
acceso al nivel principal. Recuerdo una foto de mi tio Juan en esta escuela.
Se trata de una de las primeras construcciones empresariales en las inmediaciones del núcleo portuario y su alzamiento original es anterior al inicio de la década de los años veinte. De hecho la Capilla original situada en el extremo oeste del inmueble fue uno de los primeros centros religiosos del núcleo urbano que al quedar pequeño hizo necesaria la planificación y construcción de la Iglesia de Nuestra Señora de Begoña en el flanco oeste de la misma Alameda del Consell. Entre sus usos originarios se puede documentar el haber sido, además de Capilla, Escuela de Artes y Oficios, Escuela de Enseñanza Primaria, de Náutica y Peritaje Mercantil.

La Virgen de Begoña se convertiría, en los años 20, en la
patrona de un núcleo en crecimiento. Donde cohabitaban los vecinos y vecinas de
Montíber, la Vila y Gausa. Donde disfrutaban de la vida los hijos e hijas de
Fornàs, Palmereta, Almudafer, Barraquero, Baladre, la Vallessa, els Plans,
Penyetes, Regló, el Figueral, Tamarit y els Rolls. Y que ayudaron a forjar los
nietos y nietas de Wichita, Ferroland, el Congo, els Vents, los Metales, Padre
Jaime, Barrio Obrero, Ciudad Dormida, los Ríos, Gerencia, de la Alameda y de
Biensa.

Y que sin la ayuda de los biznietos y biznietas de las gentes
que vinieron de Valencia, Castellón, Bizkaia, Teruel, Alicante, Albacete, Granada,
Palencia, Salamanca, Logroño, Zaragoza, Almeria, Burgos, Áraba, Asturias, la
Coruña, Guipuzkoa, Madrid, Santander, Málaga, León, Navarra, Valladolid,
Tarragona, Murcia, Baleares, Huesca, Soria, Guadalajara, Lugo, Cordoba, Girona,
Jaén e incluso Argentina, no seriamos lo que somos.


Por todos ellos, Virgen de Begoña yo
te pregono.

Puede ser que me identifique con cada una de las personas que crearon Puerto Sagunto y lo
hicieron crecer. Entre ellas Ramón
de la Sota y Llanos, nacionalista
y católico como yo, y la persona que situó en esta playa el final de su tren
minero. Ramón de la Sota y Llano fue proclamado, junto a Luis María Aznar y
Tutor, por el Ayuntamiento de Sagunto en sesión celebrada el 3 de marzo de
1916, hijos adoptivos de la ciudad.

Para el Camp de Morvedre la obra más importante de la Sota y
Llano fue sin duda la creación de las compañías Minera de Sierra Menera y la
Siderúrgica del Mediterráneo dando lugar a la aparición de uno nuevo poblado,
ésta vez junto al Mediterráneo. Ramón de la Sota y su primo, y socio, Eduardo
Aznar constituyeron en 1900 la Compañía Minera de Sierra Menera que debería
explotar las minas de Ojos Negros (Teruel) y Setiles (Guadalajara). Creada la
sociedad había que elegir el punto del Mediterráneo donde finalizaría el
tendido del ferrocarril que transportaría el mineral de hierro. Y eligió este
enclave. Y con ello marcó la devoción por Begoña en este pueblo.

Me identifico con Maria Moliner, la historia ha ocultado a la mujer detrás de los hechos
realizados por sus maridos. Por casualidad Maria tras una breve estancia en
Simancas y Murcia, se traslada junto al que será su marido Fernando Ramón y
Ferrando al Puerto de Sagunto, al estar a las empresas de D. Ramón de la Sota,
contraen matrimonio el 5 de Agosto del año 1925 en Puerto Sagunto, iniciando
así una vida conyugal armónica y compenetrada, la de dos intelectuales
comprometidos con su vocación y con la sociedad en la que vivían y es aquí
donde inicia su famoso Diccionario.
En aquellos años, la Compañía Minera y la nueva Siderúrgica del Mediterráneo estaban en pleno auge y la demanda de trabajadores era muy alta. La falta de todo tipo servicios para las familias y sus hijos que vivían en el Puerto de Sagunto eran cada vez mayores. María Moliner ante este panorama, fue ayudando a la organización de la enseñanza a los niños del Puerto e hijos de los trabajadores de la Siderúrgica.

Me identifico con Ricardo de Bastida, constructor de esta iglesia. Su arquitecto, el cual diseñó
su construcción siguiendo cánones de la Basílica originaria de Bilbao,
atendiendo a postulados de estilo Neobarroco y ecléctico. En 1927 se inicia la
construcción para su inauguración en 1929.

Su fachada ecléctica de claro estilo
neobarroco coronada por la torre-campanario central acentúa su monumentalidad.
Profusión de elementos decorativos como balaustres, volutas, mensulas y
pináculos. El eje central de fachada trasciende hacia naves laterales por
sendas cornisas curvilíneas.

Anexo al conjunto basilical está la
Casa Arciprestal y dependencias eclesiásticas con un continuum ornamental
formando un frente de fachada que recae en la Avda. 9 d'Octubre alineándose así
al Conjunto Histórico de la Gerencia.


Su valor y función social vienen
marcados no solo por su valor emblemático como centro religioso directamente
vinculado a la empresa siderúrgica, sino también por ser uno de los primeros
centros monumentales más destacados del originario enclave urbano. La propia
iglesia es considerada en el Catàleg de Serveis y Recursos Culturals del Camp
de Morvedre como uno, si no el mejor, de los auditorios de que dispone Puerto
de Sagunto por su magnífica y demostrada condición acústica que ha permitido la
programación de numerosos conciertos de órgano, orquesta y canto coral.

La profusión de su decoración en
fachada se ha visto degradada con el paso del tiempo observándose graves
desprendimientos de materiales que en más de una ocasión han impedido la
realización de actos culturales y celebraciones en sus inmediaciones.

Es curioso como Nuestra Señora de Begoña o Madre de Dios de
Begoña es una advocación mariana originaria de la anteiglesia de Begoña,
actualmente perteneciente a Bilbao, Euskal Herria y fue declarada canónicamente
patrona de Bilbao y Vizcaya en 1903 por Pío X, y su festividad se celebra el 11
de octubre. Una anteiglesia es un pueblo o distrito municipal que tiene su
origen en las comunidades que se organizaban alrededor de una iglesia y tenían
como órgano de gobierno la asamblea de todos los vecinos, que se celebraba en
concejo abierto en el pórtico o atrio de la iglesia parroquial.

Casi es una historia en paralelo con
Puerto de Sagunto, un pueblo nacido alrededor de la fábrica, una ciudad factoría.




Me identifico con la Jabalina, miliciana y sindicalista. Sus padres Manuel
Pérez de la Esperanza e Isabel Lacruz Civera eran oriundos del pueblo de
Jabaloyas (Teruel), por lo que María, al igual que el resto de las mujeres de
su familia sería conocida como la ‘jabalina’. La familia Pérez-Lacruz se
trasladó a Sagunto en 1923 igual que habían hecho cientos de turolenses
atraídos por las fuertes inversiones que las empresas Compañía Minera de Sierra
Menera y Compañía Siderúrgica del Mediterráneo.

En Puerto de Sagunto los padres de
María se ganarían la vida vendiendo fruta y verduras en el mercado. María era
la mayor de cinco hermanos y ayudaba a sus padres en el mercado aunque muy
pronto, a los quince años, se empleó en casa de Severiano Jiménez, practicante
(ayudante técnico sanitario) del hospital que las empresas habían abierto en
Puerto de Sagunto. María participó plenamente del ambiente del nuevo núcleo de
población donde había una intensa actividad política y sindical con
manifestaciones, huelgas, mítines y conferencias. Forma parte de las Juventudes
Libertarias donde encuentra amigos e ilusiones. En los primeros días de agosto
de 1936 María, junto a otras amigas, se incorpora como miliciana a la Columna
de Hierro que actuaba en el frente de Teruel. Su actuación como miliciana
apenas duraría diez días, ya que será herida en Puerto Escandón (Teruel) y
trasladada al Hospital de Valencia donde permaneció hasta la Navidad de 1936.
Dada de alta permaneció en Puerto de Sagunto el resto de la contienda
trabajando en la fábrica siderúrgica que se había convertido en fábrica de
material de guerra y donde trabajaban muchas mujeres. Acabada la contienda
bélica María fue detenida acusada de haber participado como miliciana en el
frente de Teruel. Pocas cosas podían imputarle porque nada había hecho, sin
embargo, en las indagaciones hechas por la guardia civil, se obtuvo la
declaración de uno de los componentes de la Columna de Hierro que acusó a María
de múltiples asesinatos y otros excesos. El delator no conocía a María, nunca
la había visto, pero los brutales sistemas empleados en los interrogatorios le
obligaron a firmar todo lo que le decían.


Sometida a Consejo de Guerra María
pudo demostrar su inocencia dado que los crímenes de que era acusada habían
sido realizados cuando ella estaba internada en el hospital. Y aquí es donde
aparece esta parroquia, el Párroco del momento Aurelio Cortés certificaba la
buena conducta de Maria como miembro de esta comunidad. Inexplicablemente de
nada sirvieron los esfuerzos de su defensor siendo condenada a muerte y
ejecutada en las tapias del cementerio de Paterna (Valencia) el 8 de agosto de
1942.

Me identifico con el Padre Jaime,  el padre Jaime es asignado a la  comunidad de
los Paúles de Puerto de Sagunto en 1947 congregación que ya regentaba la
parroquia de Ntra. Sra. de Begoña desde 1943. Además de ocuparse de las labores
parroquiales colaboró en la formación humana, técnica y cristiana de los
trabajadores de la siderúrgica y de la compañía minera. Rector de la parroquia
del Carmen de Puerto de Sagunto durante más de veinte años. Cura de la
parroquia de Canet d'en Berenguer. Trabajó en la Escuela de Aprendices y en el
movimiento de los jóvenes de Acción Católica.

El Padre Jaime desarrolló una fructífera labor en favor de los más necesitados. Construyó casas para los obreros ha base de recoger botellas y otros objetos útiles para ser reciclados. Nos contaron que para poder adquirir materiales para la construcción de sus viviendas debió vender su vieja y destartalada bicicleta, con la que se movía. Falleció en olor de santidad.

Me identifico con Angel, y como ve esta iglesia desde fuera y se acuerda de su amigo
Paquito. Él siempre dice que es un hecho "que no se supera" más de 40
años y evita pasar por delante de esta la iglesia. A lo mejor es algo
psicológico. Yo siempre le explico que no todo el mundo dentro de la iglesia es
igual. Es más, el Papa Francisco lo dice bien claro "nunca firmaré un
perdón por este pecado horrible", esto explica cómo es tan difícil
recuperar las tradiciones en Puerto de Sagunto -religiosas claro, el Papa tiene
otra frase al respecto que dice así "la Iglesia llora y se
avergüenza". La devoción por la Virgen de Begoña ha hecho que muchos de
vosotros intentéis recuperar esta procesión y que sea multitudinaria, pero se
ha de hacer poco a poco y cerrando las heridas abiertas ese 2 de marzo de 1971.
«Cuando estás presentando tu ofrenda en el altar, si te das cuenta de que tu
hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí y ve primero a reconciliarte
con él o ella.» (Mateo 5, 23-24) y esto no se ha hecho.


Me identifico con Paco Albuixech, cura obrero que fue de San Pedro, los curas
obreros fueron un oasis de libertad durante el franquismo. Albuixech llegó al
Port en 1972 y, recién ordenado sacerdote, aterrizó como vicario de la iglesia
de Begoña. A partir de entonces, se fue ganado a pulso el reconocimiento, si
bien su mayor legado se vio reflejado en San Pedro, desde que en 1975 asumió el
reto de sustituir a José Fornés.

A principios de noviembre de 1975, tanto él como los párrocos de San José y Begoña –Sebastián Teresí y Antonio Duato- fueron acusados de "pronunciar frases y verter ideas que han sido consideradas como punibles" en sus misas, así como de repartir a sus feligreses copias de la homilía de monseñor Infesta; algo agravado por Teresí, al distribuir copias del fragmento del primer discurso del Papa referente a España, según se publicó en la prensa de la época. Pero ninguno recurrió, para no reconocer delito, alguno y en eso se mantuvo el espíritu del renovador "equipo" que, a nivel sacerdotal, llevó hasta el Port una iglesia muy comprometida en lo social.

Albuixech impulsó durante más de cuatro décadas una parroquia
muy viva, conocida por su compromiso social y solidario; un lugar desde donde
él, con humildad pero evidente carisma, se convirtió en "todo un referente
de una iglesia que lucha contra la injusticia, la pobreza y está al lado de los
trabajadores".

Me identifico Carles Lopez y con aquellos niños que cortaron la nacional 340 y llegaron
hasta dentro del fornás en el momento que sus padres estaban dentro haciendo
una asamblea y movilizándose contra el cierre de la cabecera de Altos Hornos
del Mediterráneo. Manifestaciones secundadas por todos los estamentos de la
sociedad, incluida esta iglesia.

Me identifico con Lola, mi abuela, y con todas esas mujeres que se fueron a Madrid
para pedir pan, trabajo y futuro para sus maridos y sus hijos e hijas, luchaban
contra la muerte de un pueblo. El 4 de febrero de 1983 el presidente de AHM
José María de Lucía ordenaba el cierre del alto horno número dos. La defensa de
los puestos de trabajo fue asumida por los más de cinco mil trabajadores. Sus
mujeres e hijos se mantuvieron en primera línea en las numerosas
manifestaciones en Sagunto, Valencia, Barcelona y Madrid organizadas por el
Comité de Empresa y la Coordinadora Sindical. Finalmente la cabecera se cerró.
El día 5 de octubre de 1984 salía el último lingote de la cabecera de Altos
Hornos del Mediterráneo. Concluía de esta manera un capítulo de la historia de
Sagunto y del Camp de Morvedre. Pero la devoción por la Virgen de Begoña, traída
desde el norte, continuaba viva.

Me identifico con Juanjo Llamedo, antiguo párroco de El Carmen, asturiano, mallorquín y
porteño. Puede ser que sea mi primera incursión dentro de la recuperación de
tradiciones en Puerto de Sagunto. A Juanjo lo conocía de mi época en Juniors
MD.

Después de muchas conversaciones le hice ver, mediante fotos
de los años 50, de cómo desde la parroquia de El Carmen y Begoña salían en
procesión diferentes pasos en Semana Santa. En 2008, después de una buena
conversación allí delante, en un banco de la Alameda, me confirmaba que 40 años
después se iba a empezar de nuevo esta tradición. Tras 40 años sin poder ver la
plena luz de las calles del municipio, cuatro imágenes procesionales saldrán
mañana, Viernes Santo, de sus aposentos habituales y participarán en el Vía
Crucis.

Tradición que se está consolidando. Impresiona, si no lo
habéis visto, ver cómo el Viernes Santo entra por ese pórtico los pasos y sus
penitentes. Y como la Virgen de Begoña los ve entrar. Y seguro que dice eso de
«Vosotros sois la sal de la tierra.» (Mateo 5,13)

Me identifico con Vicent, los jóvenes sois el
futuro. Cómo dice León Tolstoi “No se vive sin la fe. La fe es la fuerza de la
vida.  Si el hombre y la mujer vive es porque creen en algo”.

Las personas son las que han hecho la historia, esta iglesia
ha hecho la historia de este pueblo, mi pueblo. Y bajo este techo se ha
sembrado y se ha creado una ciudad de inmigrantes, un lugar de acogida, de
solidaridad, paz y bien.

Y es por eso que:

"Nuestra Señora de Begoña, patrona de Puerto;


tus hijos amados vamos a ti cantando.
Los fieles marineros tienen en ti su nido;
el pastor del monte mira siempre hacia ti;
te rezan obreros y mineros:
eres la luz para ricos y pobres.
Madre amada, acoge y cuida por siempre
a los hijos de Puerto de
puro y limpio corazón."

Muchas gracias.